Lupus, enfermedad que prefiere ser femenina

lupus

¿Qué sabemos del lupus?

Médicamente se reconoce al Lupus como una enfermedad autoinmune que causa un gran deterioro en la vida del paciente. Ataca a las células sanas por error.
Causa altos niveles de inflamación persistente, que puede afectar negativamente a casi todas las partes del cuerpo: el corazón, las articulaciones, el cerebro, los riñones, los pulmones y las glándulas endocrinas, por ejemplo.

Es una enfermedad crónica, autoinmune y degenerativa. También se le llama LES, que significa Lupus Eritematoso Sistémico.

La población que se ve más afectada es la de mujeres en edad fértil. No se conoce exactamente la causa que provoca esta enfermedad.

Tratamientos que aceleran el padecimiento del Lupus

lupus
La aparición se achaca a factores medio ambientales, al consumo de algunos medicamentos como los antibióticos o los antidepresivos o factores genéticos.

Debido a que los síntomas del lupus son muy similares a muchos otros problemas de salud, como los trastornos de la tiroides, la enfermedad de Lyme y la fibromialgia, el lupus puede ser muy difícil de diagnosticar.

¿Cómo actúa?

Los signos y síntomas comunes del lupus incluyen fatiga, dolores de cabeza, dolor articular, insomnio, problemas gastrointestinales y erupciones cutáneas. Puede presentarse otros síntomas como fotosensibilidad, aftas orales, nódulos subcutáneos, alopecia y livedo reticularis, entre otros.

Terapia nutricional

Afortunadamente, los remedios naturales para esta enfermedad, incluyendo suplementos, ejercicio y una dieta saludable alta en alimentos antiinflamatorios, como es el caso del aceite de oliva virgen extra, pueden ayudar a controlar los síntomas y mejorar la función inmunológica general, sin aumentar el riesgo de complicaciones y mejorando significativamente la calidad de vida del paciente.

La composición fenólica del aceite de oliva virgen extra posee propiedades antiinflamatorias e inmuno-moduladoras y ejerce efectos preventivos en modelos de enfermedades inmuno-inflamatorias murinas.

Sin embargo, el verdadero potencial antiinflamatorio e inmunocontrolador del AOVE sobre el LES aún se desconoce. No obstante, los descubrimientos científicos más recientes son muy alentadores.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*