Acidez de estómago, más ligera con un poco de AOVE

acidez de estómago

El conocido como reflujo gastroesofágico o acidez de estómago pueden tener un remedio natural con el uso de AOVE

Cuando los reflujos o acidez de estómago, son algo esporádico que nos aparece en contadas ocasiones podemos echar mano de remedios tradicionales.
Ya hemos hablado con anterioridad del valor nutricional que tiene el aceite de oliva virgen extra y que nos aporta una serie de beneficios debido a los ácidos grasos esenciales que conllevan.

Alrededor del 14% del aceite es grasa saturada, mientras que el 11% es poliinsaturada, como los ácidos grasos omega-6 y omega-3 .
Pero el ácido graso predominante en el aceite de oliva es una grasa monoinsaturada llamada ácido oleico, que representa el 73% del contenido total de aceite.

Pero además de esto tiene una serie de sustancias que nos ayudan a la hora de realizar correctamente la digestión, y es que no solo intervienen en el buen funcionamiento del hígado, sino que además neutralizan el efecto nocivo de los ácidos gástricos causantes de la acidez y el reflujo.
Realiza una película protectora del estómago y de sus paredes frente al exceso de acidez que a veces tiene lugar en nuestro estómago.

Por lo tanto, para dar un remedio ante tan dolorosos y molestos síntomas utilizaremos el aceite de oliva a modo de calmante estomacal.

acidez de estómago
Debemos tener muy presente que si tenemos molestias estomacales durante un tiempo prolongado puede deberse a problemas mucho más graves y es recomendable acudir a un especialista para que diagnostique la causa y nos indique el tratamiento a seguir.

No obstante, si las molestias son ocasionales, el uso anteriormente indicado del consumo en nuestra dieta del aceite de oliva virgen extra puede ser un remedio tradicional al problema pues tiene una serie de sustancias que nos ayudarán a la hora de realizar correctamente la digestión pues no sólo interviene en el buen funcionamiento del hígado, sino que además neutralizan el efecto nocivo de los ácidos gástricos causantes de la acidez y el reflujo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*